Infusiones seguras durante la lactancia | Mamis Gym

Infusiones seguras durante la lactancia

Durante el período de la lactancia es común no sólo querer cuidarnos sino también cuidar lo que comemos por miedo a que le haga mal a nuestro bebé.

 

Hoy hablemos de las infusiones, ¿son seguras? Bueno, pues depende de qué infusión hablemos.

 

 

 

Té Negro

Te negro

 

Riesgo bajo Bastante seguro. Riesgo leve o poco probable.

 

Propiedades atribuidas: Psicoestimulante, vasoconstrictor, diurético, broncodilatador.

Se usan las hojas del arbusto. Contiene xantinas: cafeína (50 a 80 mg por taza de té negro, la mitad si es té verde y la cuarta parte si es té blanco)

No hay pruebas científicas que demuestren su eficacia como galactogogo (para incrementar la producción de leche) y tampoco sus capacidades antioxidantes se ven reflejadas en la leche.

El uso de compresas de bolsas de té para aliviar el dolor de pezones no ha demostrados ser de superior efectividad a otros métodos de aplicación local (compresas de agua caliente, leche materna, cremas, etc)

Debido a su contenido en cafeína, más de 4 a 5 tazas de te al día (> 300 mg. de cafeína) pueden provocar nerviosismo e irritabilidad en el lactante.

 

 

 

Yerba Mate

Yerba mate

 

Riesgo muy bajo Compatible. Sin riesgo para la lactancia y el lactante.

 

Propiedades atribuidas: estimulante nervioso, diurético, broncodilatador, vasoconstrictor.

Arbol, arbusto. Se usan las hojas desecadas en infusión (matear). Ampliamente consumido en Uruguay, Argentina, Paraguay, sur del Brasil, Bolivia y Chile.

No conviene sobrepasar la cantidad equivalente a 300 mg de cafeína al día (200 cc = 50 a 100 mg)durante la lactancia. Un consumidor medio de mate ingiere 100 a 200 mg de cafeína al día, aunque se puede llegar a 1 gramo diario. Se ha publicado síndrome de abstinencia neonatal tras consumo crónico materno de mate. A fecha de última actualización no encontramos datos publicados sobre su excreción en leche materna pero se sabe que las xantinas se excretan en leche materna; por ello y porque no hay ninguna prueba de su eficacia como galactogogo, parece prudente no aumentar, sino moderar su consumo durante la lactancia.

 

 

El mejor galactogogo es una lactancia a demanda frecuente y con técnica correcta

 

 

 

Té de Menta

Té de menta

 

Riesgo muy bajo. Compatible. Sin riesgo para la lactancia y el lactante.

 

Propiedades e indicaciones comprobadas: espasmolítico en dispepsia, colón irritable y flatulencia.

Planta ampliamente utilizada en muchas culturas, incluso durante el embarazo, la lactancia y para calmar (sin datos comprobados) el cólico de los lactantes.

Dada su falta de toxicidad a dosis correctas y el escaso paso demostrado de su producto activo, el mentol, a leche materna, el consumo moderado sería compatible con la lactancia.

Se usan las hojas desecadas de la planta herbácea y el aceite esencial que contiene mentol.

Uso tradicional sin eficacia comprobada: aplicación tópica o inhalatoria para alivio de tos, resfriados, dolores y prurito.

La sobredosificación de aceite esencial puede ser peligrosa.

Evitar que los lactantes aspiren los vapores de menta (irritante en vía respiratoria).

Si se aplica sobre el pecho o el pezón, hacerlo tras una toma y limpiar bien con agua antes de la próxima.

 

 

 

Té de Tilo

Té de tilo

Riesgo muy bajo Compatible. Sin riesgo para la lactancia y el lactante.

 

Propiedades atribuidas (no comprobadas): sedante, hipnótica, antitusígena.

Se usan las inflorescencias y brácteas del árbol.

Indicaciones Comisión E del Ministerio de Salud alemán: tos seca, bronquitis.

Indicaciones de Agencia Europea del Medicamento (EMA): antitusígeno, tranquilizante suave.

A fecha de última actualización no encontramos datos publicados en relación con la lactancia.

Desprovista de toxicidad. Es utilizada en infusiones y extractos en lactantes pequeños como remedio (sin pruebas) para cólicos.

No abusando de su uso, se puede considerar compatible con la lactancia.

 

 

 

Té de manzanilla

Té de manzanilla

Riesgo muy bajo. Compatible. Sin riesgo para la lactancia y el lactante.

 

Propiedades atribuidas: antiespasmódica, digestiva, antiinflamatoria, sedante.

Planta ampliamente utilizada, incluso en lactantes. Dada su falta de toxicidad, el consumo moderado se considera compatible con la lactancia.

En uso tópico no aplicar sobre el pecho, pues se han dado caso de dermatitis de contacto.

Se trata de dos especies diferentes con propiedades similares, la manzanilla ordinaria o dulce (Matricaria recutita o Chamomilla recutita) y la manzanilla romana, inglesa o amarga (Anthemis nobilis o Chamaemelum nobile).

Se usa la inflorescencia de la hierba. Contiene aceites esenciales, flavonoides, lactonas y taninos.

 

Y vos? Tomas infusiones?

 

 

 

FUENTE: E-LACTANCIA, Asociación para la promoción e investigación científica y cultural de la lactancia materna.

Recuerda que el siguiente artículo es meramente informativo, no reemplaza la opinión de tu médico y si realmente tienes dudas debes consultar.

 

 

 

 

Carla Ileana Galiano

Carla Ileana Galiano - CEO MAMIS GYM

Sex Coach. Especialista en crecimiento erótico y de pareja. Diplomada en Neurociencia Cognitiva. Dicta talleres para embarazadas, mamás y parejas.

¿Querés saber más?

Unite a la primera comunidad latinoamericana
de profesionales del ejercicio en el embarazo y posparto, recibirás información valiosa para que sigas formándote.

Si te ha gustado este post seguramente
disfrutararás de los siguientes...

Deja un comentario